Jul 18, 2019 Last Updated 4:58 PM, Feb 24, 2019

Revista de Divulgación en Neurociencias y RehabilitaciónISSN 2530-6006

Editorial

El Movimiento como Eje Fundamental de la Rehabilitación

El Movimiento como Eje Fundame…

Históricamente las disciplinas profesionales asociadas a las ciencias de la reh...

Imaginar o Ejecutar ¿Qué Nos Activa Más?

Publicado en Aprendizaje Motor
Visto 572 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Debido a que resulta más fácil monitorizar la actividad cerebral durante la observación de acciones e imaginería motora que durante la propia ejecución del movimiento en el ámbito del deporte, estas dos técnicas han sido utilizadas para investigar cómo los mecanismos neurales difieren durante la actuación en principiantes y en expertos, evaluando las habilidades deportivas y los movimientos corporales complejos. Sin embargo, la actividad cerebral durante la observación de acciones y la imaginería motora, está influenciada por cuán compleja sea la tarea. 

Se ha comprobado que el aprendizaje observacional mejora la ejecución motora. El efecto de observar acciones es complejo y se ha de tener cuidado con cuáles se seleccionan para utilizar en el aprendizaje por observación.

A las áreas cerebrales activadas durante este proceso se las conoce conjuntamente con el nombre de “Action Observation Network, AON” (red de observación de acciones). En estas regiones se han identificado sistemas de neuronas espejo (Rizzolatti et al., 2004), y también se ha visto que la actividad cerebral durante la observación de acciones está influenciada por las instrucciones recibidas o por el contexto.

“Durante la imaginería motora, se activan unas áreas similares a las que se activan durante la ejecución de acciones, lo cual sugiere que la actividad neuronal es similar en ambos procesos"

Se sabe que el entrenamiento mediante imaginería motora mejora las habilidades motoras, así como el favorecimiento de la fuerza muscular, pero sin hipertrofia. 

La combinación de la imaginería motora junto con la práctica física se ha visto que resulta, de manera general, más efectiva que únicamente la realización de la práctica física. 

Esta capacidad de imaginar puede ser valorada con diferentes métodos, los cuales incluyen cuestionarios, tareas mentales y respuestas autonómicas periféricas evaluadas en la piel. En aquellas personas con una capacidad mayor para imaginar, se vio un aumento de la excitabilidad corticoespinal, comparándose con aquellos con menor capacidad. Otros estudios han observado que la calidad de esta técnica puede mejorarse gracias a estímulos sensoriales tales como señales táctiles o visuales, como, por ejemplo, el tacto del objeto imaginado. 

Las áreas que se activan durante la imaginería motora son similares a las que lo hacen durante la ejecución real, lo cual indica que el procesamiento neural que se lleva a cabo simula el mismo que el que se da durante la realización del movimiento real. Aun así, existen ciertas diferencias entre ambos en algunas zonas, lo cual puede deberse, según algunos estudios, a los diferentes tipos de imaginería motora que hay como la cinestésica o la visual. Además, la instrucción que se le proporciona a los participantes ha de ser explícita y clara.

En cuanto a la actividad cerebral durante la ejecución real del movimiento, se ha visto que en las regiones relacionadas con la actividad motora aumenta a medida que lo hace la demanda de la tarea, tanto en complejidad como en exactitud.

“En observación de acciones e imaginería motora, la actividad cerebral es mayor en expertos o profesionales, que en aficionados, mientras que es al revés en la ejecución real de acciones ”

Por otro lado, durante la observación de acciones complejas de movimientos corporales, la actividad cerebral difiere dependiendo del nivel de habilidad de los observadores. Además, el mecanismo neuronal relacionado con la detección de errores en movimientos complejos, es distinto antes y después de adquirir una habilidad motora compleja.

Finalmente, en la imaginería motora, el efecto de la complejidad de las tareas en lo que se refiere a actividad cerebral es similar para la imaginería y para la ejecución motora; a medida que aumenta la complejidad de dichas tareas, también lo hacen las regiones relacionadas con éstas.

Sin embargo, para la imaginería motora de un movimiento corporal complejo (imposible para cualquier principiante), la corteza visual primaria se activa más que para un movimiento simple. Esta actividad está relacionada con la creación de una imagen visual.

Como conclusión, la actividad cerebral durante la observación de acciones y la imaginería motora cambia a medida que progresa el aprendizaje motor. Aumenta tanto en eficiencia neural como en expansión de la representación. Durante la parte rápida del aprendizaje motor de movimientos difíciles, la actividad cerebral en diferentes regiones disminuye tanto en ejecución real como en, observación de acciones e imaginería motora. Con un aprendizaje adicional, la actividad de las regiones relacionadas con la actividad motora aumenta, pudiendo estar asociado con una representación motora aumentada. Estas intensificaciones se dan con la ejecución real, la observación de acciones y la imaginería motora. 

Sin embargo, a través del aprendizaje de las habilidades motoras durante un largo periodo de tiempo, la actividad de las regiones relacionadas con lo motor disminuye ligeramente durante la ejecución real, mientras que parece que la actividad cerebral es mayor durante la observación de acciones y la imaginería motora.

Fuentes:

Mizuguchi N, Kanosue K. Changes in brain activity during action observation and motor imagery: Their relationship with motor learning. Prog Brain Res.2017; 189–204. 

 

Fuente de la imagen: imagen creada por Neurorehabnews.com con fines únicamente ilustrativos

Autores: Laura Delgado Sanz.        Editores: Alba París Alemany, Juan Manuel García Bechler

Para citar este artículo: Delgado-Sanz, L. Imaginar o ejecutar ¿Qué nos activa más? NeuroRehab News 2019 feb; 3 (1): e0044.

 

 

Descargar archivos adjuntos:
Laura Delgado

Fisioterapeuta, estudiante del Máster Universitario en Fisioterapia Avanzada en el Tratamiento del Dolor. Investigador novel en el Instituto de Neurociencias y Ciencias del Movimiento (INCIMOV).

Social Profiles

LinkedIn